Aún me duele pensar en el aunque solo fue una ilusion

¿Qué habrá sido de él? Una ilusión de poder formar algo muy hermoso


Todo empezó cuando me mudé a un lugar muy diferente a donde yo vivía. Recuerdo esa tarde cuando lo vi, estaba con una chica pelirroja la cual era obvio que era su novia, cuando lo vi él me miró y me sonrió, era el chico más guapo que había visto.

Días después hice varios amigos pero nadie sabía de él hasta que una tarde cuando salí de mi casa estaba uno de mis amigos sentado con él, en cuanto me vio me dijo quiero presentarte a alguien. Yo estaba muy nerviosa, no sabía qué decir, su nombre era Alfredo tenía 18 años y yo era una niña de 14.

A la noche siguiente fue a mi casa, estuvimos platicando un buen rato, luego se despidió dándome un besó en la mejilla. Esa noche fue perfecta para mi, me encantaba su voz, su mirada, su sonrisa y todo de él.

Al día siguiente fueron todos mis amigos pero no él, yo moría de ganas de verlo otra vez, solo que no fue así, estuve un poco triste puesto que yo lo esperaba.

Las siguientes dos noches estuvo ahí, era increíble estar con él, era divertido, guapo y a mí me traía loca. Esa noche se apartó de todos y se puso en medio de la calle, al verlo yo lo seguí, estaba con las manos en los bolsillos del pantalón y la mirada perdida.

Con una voz muy suave me preguntó si tenía novio, yo inmediatamente contesté que no, le regresé la pregunta y él dijo: “Tenía, hoy acabo de terminar con ella”. No niego que me emocioné un poco. Le pregunté por qué, solo me miró y sonrió, después volvimos con los demás.

Cuando todos se fueron se quedo ahí y cuando me despedí de él, me tomó de la cintura. En ese instante me congelé, no sabía lo que iba a pasar, mi corazón palpitaba a mil.

Después acarició mi cabello y me susurró al oído: “Por ti”. En ese momento me acordé de la pregunta que yo le había hecho. Después quedé indefensa en sus brazos y nos besamos. Me besó de una manera que me hizo tocar el cielo. Yo sentía quererlo y mucho!!

Duramos dos meses en una maravillosa relación, hasta que un día en la calle lo vi con ella, era la misma pelirroja de la primera vez no sabía qué hacer, mi mundo se estaba desmoronando.

Me fui a mi casa y cuando llegó a la hora de costumbre le pregunté que por qué estaba con ella, que yo lo había visto y me abrazó y me dijo: “Karen, pues si ella es mi novia”.

No podía creer lo que estaba escuchando, le reclamé que por qué, si su novia era yo, él solo me dijo, tú y yo podemos seguir igual, ella no se enterará de nada. Yo me sentía fatal, no quería perderlo, solo le dije mañana te digo, hoy me siento muy mal…

Pasaron dos días y yo aún no le daba una respuesta, sentía que no era lo correcto, pero yo lo necesitaba, yo lo amaba así que acepté. Duramos dos meses así, todo era normal, como si la novia no existiera, él y yo pasábamos grandes momentos juntos, era de lo más lindo. Me defendía de todos, me hacía sentir importante y yo confiaba plenamente en él.

Un día tuvimos una fiesta en casa de una tía, yo lo invité, todas mis primas ya sabían de el, pero no el tipo de relación que llevábamos, así que lo presente a mis amigas, mis primas, se hizo amigo de mis primos, todo era genial, solo que una cosa me incomodaba, mi prima Hana, ella era muy coqueta, siempre usaba ropa muy ajustada y le gustaba bromear con chicos.

Cuando él y yo decidimos irnos a un lugar más privado él preguntó por ella, le respondí que era mi prima y dijo: “¿Por qué nunca la había visto?”. Me seguía haciendo preguntas sobre ella, lo cual me molestó muchísimo. Le dije algunas cosas y me fui.

Iba a quedarme en casa de mi prima esa noche pero mi mamá me llevó casi a la fuerza a casa, incluso no dejó que él viniera con nosotras. Él sólo dijo, está bien, puedo volver a mi casa solo, está cerca.

Yo estaba enojadísima con todos, sabía lo que iba a pasar y así fue. Al día siguiente mi prima me visitó y dijo que tenía que hablar con migo, que le daba mucha pena pero que estaba enamorada de Alfredo y que la noche anterior la habían pasado muy bien, me sentí traicionada, destrozada, la corrí de mi habitación.

Ese día estaba muy mal, no quería ver a nadie, después él fue a buscarme, cuando salí de mi casa iba a besarme pero lo alejé de mí, me armé de valor y le grité: “Por qué no te vas a besuquear con mi prima idiota!”.

Sus ojos quedaron en blanco y me preguntó que quién me había dicho eso y le contesté que ella, que esa mañana me había dicho que ya eran novios, él estaba callado, no podía mirarme, yo con lágrimas en los ojos le dije pero creo que aquí la tonta soy yo por aceptar una relación así, porque ni siquiera sé que soy para ti. Entré corriendo a mi casa y él se quedó fuera, me acosté y caí en un sueño profundo.

A los dos días mi prima fue a mi casa, ella fue a buscarlo, pero cuando ella quería besarlo él solo me miraba y no dejaba que ella lo tocara. Yo me acerqué a mi prima y le dije que todo estaba bien que no me molestaba su relación ni nada, pero por dentro sentía morirme.

Después me enteré que su relación solo duró una semana. Hoy ya no vivo en esa casa y aún pienso en él. ¿Qué habrá sido de él? Hace poco me enteré que había embarazado a una chica y que estaba con ella. Aún me duele pensar en él aunque ya hayan pasado dos años.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *